Guía fiscal criptomonedas 2021 España

Cómo declarar operaciones con Bitcoin, Ethereum y otras criptomonedas

Guia fiscal criptomonedas

Cuando un inversor realiza sus primeras operaciones con criptomonedas, normalmente no repara en las potenciales implicaciones fiscales de su actividad. Es al cabo de un tiempo cuando los impuestos derivados de sus inversiones se convierten en una preocupación por su complejidad y la falta de información al respecto. En la mayoría de países los contribuyentes están obligados a declarar los beneficios derivados de las operaciones con criptomonedas y, pese a que en España no existe por el momento una legislación específica, es oportuno conocer la posición actual de Hacienda y las interpretaciones al respecto. En esta guía trataremos de cubrir los principales aspectos relacionados con la fiscalidad de las criptomonedas en España en 2021.

Atani es una plataforma integral sin custodia para inversión y trading en criptomonedas: sigue tu cartera de inversiones en tiempo real, realiza análisis técnico y ejecuta operaciones de compra-venta en tiempo real y de forma gratuita. Además, podrás disponer de una herramienta integrada para la declaración de impuestos que genera el informe fiscal para más de 30 países
Reporte de Impuestos de Atani

¿Qué son las criptomonedas?

¿Qué son las criptomonedas?

Las criptomonedas, también conocidas como criptodivisas, son monedas virtuales que representan un activo digital que emplea un cifrado criptográfico para proporcionar un sistema seguro de titularidad y transacción. Su control está basado en el uso de tecnología de cadenas de bloques (en inglés "blockchain") que permite crear y mantener bases de datos públicas y descentralizadas sobre las transacciones.

Pese a que a día de hoy no son consideradas monedas de curso legal por las autoridades centrales, su uso está generalizado como medio de transacción virtual: pueden ser intercambiadas por otros bienes (por ejemplo, otras criptomonedas, derechos o servicios) y pueden ser adquiridas y transmitidas a cambio de monedas de curso legal.

Entre sus principales ventajas figuran la seguridad y la transparencia de la tecnología subyacente (blockchain), los bajos costes de transacción y su condición digital que facilita su almacenamiento y transporte.

Por contra, se trata de activos con una elevada volatilidad de precios y que no gozan de un respaldo por parte de autoridades centrales y monetarias.

go top

¿Están sujetas a impuestos?

¿Existe una legislación específica en España?

No. A fecha de mayo de 2021 la tributación que afecta a las criptomonedas no cuenta con ningún tipo de iniciativa concreta y se regula en virtud de normativas especificas según el impuesto, y la normativa de desarrollo correspondiente. No obstante, en materia de criptoactivos, existen diferentes pronunciamientos administrativos emitidos mediante Resoluciones a Consultas Vinculantes por la Dirección General de Tributos (DGT, en adelante) cuyo valor jurídico se recoge en el articulo 89.1 de la Ley 58/2003, General Tributaria (LGT, en adelante) que dice:

La contestación a las consultas tributarias escritas tendrá efectos vinculantes, en los términos previstos en este artículo, para los órganos y entidades de la Administración tributaria encargados de la aplicación de los tributos en su relación con el consultante.

En tanto no se modifique la legislación o la jurisprudencia aplicable al caso, se aplicarán al consultante los criterios expresados en la contestación, siempre y cuando la consulta se hubiese formulado en el plazo al que se refiere el apartado 2 del artículo anterior y no se hubieran alterado las circunstancias, antecedentes y demás datos recogidos en el escrito de consulta.

Los órganos de la Administración tributaria encargados de la aplicación de los tributos deberán aplicar los criterios contenidos en las consultas tributarias escritas a cualquier obligado, siempre que exista identidad entre los hechos y circunstancias de dicho obligado y los que se incluyan en la contestación a la consulta.

Por su parte, el artículo 12 LGT, aclara que “las disposiciones e interpretaciones aclaratorias dictadas por los órganos del art.88.5 de esta Ley, tendrán efectos vinculantes para los órganos y entidades de la Administración Tributaria encargado de la aplicación de los tributos.”

En paralelo, se está trabajando sobre un Anteproyecto de Ley de Medidas de Prevención contra el Fraude Fiscal que introduce nuevas medidas aplicables a terceros intermediarios prestadores de servicios de criptoactivos. Concretamente, introducirá dos obligaciones para los siguientes contribuyentes:

  • Personas y entidades que presten servicios en nombre de terceros para salvaguardar claves criptográficas privadas que posibilitan la tenencia y utilización de tales monedas, incluidos los proveedores de servicios de cambio de las citadas monedas si también prestan el mencionado servicio.
  • Los emisores de ofertas iniciales de nuevas monedas virtuales.

Las obligaciones consisten en:

  • Proporcionar información sobre la totalidad de las monedas virtuales que mantengan custodiadas, en su caso el dinero de curso legal, así como la identificación de los titulares autorizados o beneficiarios de dichos saldos, para los primeros.
  • Proporcionar información sobre las operaciones de adquisición, transmisión, permuta y transferencia, relativas a monedas virtuales así como los cobros y pagos realizados en dichas monedas, en las que intervengan o median, prestando relación nominal de sujetos intervinientes con indicación de su domicilio y numero de identificación fiscal, clase y numero de monedas virtuales, así como previo y fecha de operación.

A modo de ejemplo, esto podría implicar que los exchanges en los que los usuarios realizan operaciones con criptomonedas o las empresas que ofrecen servicios de custodia de wallets estén obligados a compartir datos con la Administración Pública. Por contra, Atani es una plataforma sin custodia (de fondos ni de claves criptográficas) que no ofrece servicios directos de intercambio de criptomonedas.

Ese mismo Anteproyecto introduce también la modificación del conocido como modelo de declaración sobre bienes en el extranjero, o modelo 720, para adaptarlo a las criptomonedas y así crear la obligación de declararlas, en los términos reglamentariamente establecidos, dentro de dicho modelo.

¿Cuáles son los tipos de retención aplicables?

Constituye el hecho imponible del IRPF la obtención de renta por el contribuyente (art.6 LIRPF). Es el presupuesto fijado por la Ley cuya realización origina el nacimiento de la obligación tributaria. Además, la renta se entiende obtenida en función de su origen o fuente, y no en grupo.

De esta forma, si el contribuyente ha obtenido una renta, tal y como la misma se describe en cada uno de los apartado del IRPF, deberá declararla.

Al margen de este impuesto, hay otros en los que también devengará dicha obligación si se cumple el hecho imponible. Es el caso del Impuesto sobre Patrimonio, o lo será en el caso del modelo 720 cuando se apruebe el Anteproyecto de Ley de Medidas de Prevención contra el Fraude Fiscal.

Oficialmente además no existe un mínimo exento sobre criptoactivos, pero sí un mínimo exento en general que permite no presentar declaración de IRPF, según el articulo 96.2 y 3 de la LIRPF:

  • Rendimientos íntegros del trabajo: 14.000 euros en el caso de rendimientos del capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidos a retención con el limite conjunto de 1.600 euros íntegros anuales. Este apartado aplicaría concretamente a la actividad con criptoactivos.

Además tenemos que tener presente que según la LIRPF existen determinados contribuyentes con obligación de declarar en cualquier caso: quienes perciban rentas distintas de los rendimientos del trabajo, y en particular los contribuyentes que ejerzan actividades económicas, sin limite de cuantía, salvo que no superen el limite conjunto de 1.000 euros anuales, y perdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 euros.

Tipos de retención aplicables

Ganancias y Pérdidas Patrimoniales:

  • Ganancias hasta 6.000 euros: 19%
  • Ganancias entre 6.001 y 50.000 euros: 21%
  • Ganancias entre 50.001 euros y 200.000 euros: 23%
  • Ganancias de más de 200.001 euros: 26% (a partir de 2021)

Tipos aplicables a la base liquidable general a nivel estatal:

Tabla de tipos aplicables a la base liquidable general a nivel estatal

Tipos aplicables a la base liquidable del ahorro a nivel estatal:

Tabla de tipos aplicables a la base liquidable del ahorro a nivel estatal

¿Qué ocurre si no se declaran las operaciones con criptomonedas?

Es necesario distinguir entre el concepto de “no declarar ni ingresar” y el de “regularizar extemporáneamente” que se describe en apartados posteriores.

En el caso de no declaración, estamos ante la infracción tributaria por dejar de ingresar la deuda tributaria que debiera resultar de una autoliquidación (artículo 191). Esta infracción no tiene lugar cuando el obligado regularice su situación tributaria sin requerimiento previo (artículo 27 de la LGT) o presente la autoliquidación en plazo voluntario pero sin ingreso, pues en este último caso se inicia el periodo ejecutivo.

La base de la sanción será la cuantía no ingresada por comisión de la infracción.

a) Leve:

  • Cuando la base de la sanción no supere 3.000 euros, exista o no ocultación.
  • Cuando la base de la sanción supere los 3.000 euros y no exista ocultación.

Sanción: multa pecuniaria proporcional del 50%.

b) Grave:

  • Cuando la base de la sanción sea superior a 3.000 euros y exista ocultación.
  • Cualquiera que sea la cuantía de la base de la sanción, cuando:
    • Se hayan utilizado facturas, justificantes o documentos falsos o falseados, sin que sea constitutivo de medio fraudulento.
    • La incidencia de la llevanza incorrecta de los libros o registros sea superior al 10% e inferior o igual al 50% de la base de la sanción.
    • Se dejen de ingresar cantidades retenidas o ingresos a cuenta repercutidos, cuando dichas cantidades no superen el 50% de la base de la sanción.

No obstante lo anterior, siempre será leve cuando el ingreso se haya producido en una autoliquidación posterior sin cumplir los requisitos del artículo 27 de la LGT (identificación del periodo al que se refieren conteniendo únicamente los datos relativos a dicho periodo).

Sanción: multa pecuniaria proporcional del 50% al 100%, que se graduará atendiendo a los criterios de comisión repetida de infracciones tributarias y de perjuicio económico para la Hacienda Pública.

c) Muy grave:

  • Cuando se hubieran utilizado medios fraudulentos.
  • Dejar de ingresar cantidades retenidas o ingresos a cuenta repercutidos, cuando dichas cantidades superen el 50% de la base de la sanción.

Sanción: multa pecuniaria proporcional del 100% al 150%, que se graduará atendiendo a los criterios de comisión repetida de infracciones tributarias y de perjuicio económico para la Hacienda Pública.

go top

IRPF: ¿Cómo se declaran las operaciones?

¿Qué operaciones son objeto de declaración? ¿Cómo se declaran?

En general, todas las operaciones corrientes con criptomonedas, entre las que se encuentran:

  • Permuta/swap: cambio de un criptoactivo por otro.
  • Compra: adquisición de criptoactivos con dinero fiduciario (evento no fiscalizable hasta su venta o permuta).
  • Venta: transmisión de criptoactivos a cambio de dinero fiduciario.
  • Minería: actividad de generación de nuevos bloques para redes blockchain
  • Staking: mantenimiento de criptoactivos en un entorno determinado (wallets, vaults, etc.), bloqueados para obtener a cambio un determinado rendimiento.
  • Airdrops: reparto gratuito (o en ocasiones, a cambio de datos personales, actividades de promoció, etc.), de tokens.
  • Forks: bifuraciones de código que normalmente crean un nuevo proyecto en el sector y con ello, un criptoactivo intrínseco nuevo.
  • Lending: préstamo de criptoactivos a un tercero, y obtención del principal junto con intereses al vencimiento del plazo del mismo.
  • Yield Farming: dinámica similar al staking, con la diferencia de que en esta operativa, el usuario provee de liquidez a diferentes pools usando sus tokens, para obtener un rendimiento a cambio.

Por contra, no son objeto de declaración aquellas operaciones que no generan un hecho imponible por no constituir una alteración patrimonial, o una fuente de renta, como por ejemplo el traspaso de una misma criptomoneda entre monederos del mismo contribuyente

Entrando a analizar la tributación de las operaciones relacionadas con criptoactivos, es necesario distinguir a su vez dos categorías: por un lado aquellas operaciones sobre las que ya existe un pronunciamiento administrativo y, por otro, operaciones sobre las que no existe.

A) Operaciones sobre las que ya existe un pronunciamiento administrativo

Permutas / operaciones "intracripto"

El intercambio entre distintos criptoactivos (swaps, o compras de criptomonedas utilizando otras), tributa en el IRPF. En virtud de la CV 0999-2018 de 18 de abril, se ha establecido el criterio según el cual este tipo de operaciones tributan como permutas. El razonamiento utilizado es el siguiente:

En primer lugar, en la determinación del concepto de criptoactivos acude a la definición de la 5ª Directiva, en vez de la jurisprudencia del TJUE como venía haciendo para otros impuestos (que contienen diferentes conceptos). Así, según la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se modifica la Directiva (UE) 2015/849 relativa a la prevención de la utilización del sistema financiero para el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo, y por la que se modifica la directiva 2009/101/CE, en cuya última versión, publicada el 19 de diciembre de 2017, se considera como moneda virtual: “una representación digital de valor que no es emitida o garantizada por un banco central o una autoridad pública, no está necesariamente vinculada a una moneda legalmente establecida, y no posee la consideración de moneda o dinero de curso legal, pero se acepta por personas o entidades, como medio de intercambio, y que puede ser transferida, almacenada y negociada electrónicamente.

Teniendo en cuenta la anterior definición, las monedas virtuales son bienes inmateriales, computables por unidades o fracciones de unidades, que no son moneda de curso legal, que pueden ser intercambiados por otros bienes, incluyendo otras monedas virtuales derechos o servicios, si se aceptan por la persona o entidad que transmite el bien o derecho o presta el servicio, y que pueden adquirirse o transmitirse generalmente a cambio de moneda de curso legal.”

Ahora bien, para terminar concluyendo que las operaciones intracripto tributan como permutas, la DGT realiza un segundo análisis, que es clave: el de considerar cada criptomoneda como un bien distinto. Es decir, no considera que las criptomonedas son bienes equivalentes dentro de la categoría, sino que ateniéndose al hecho de que cada criptomoneda nace de un protocolo diferente, los considera activos diferentes y por tanto al sacar del patrimonio una criptomoneda, a cambio de otra, se produce una alteración patrimonial que genera un hecho imponible que se encuadra dentro de la categoría de ganancias y perdidas patrimoniales del IRPF.

Así, la permuta de bienes y derechos determina para los permutantes una ganancia o perdida patrimonial por la diferencia entre:

  • El mayor de: el valor de mercado del bien recibido o el valor de mercado del bien entregado; y
  • El valor de adquisición del bien entregado.

Como ejemplo, en caso de utilizar Uniswap para intercambiar 1 ETH por 7.03735 AAVE, el criterio anterior significa que la ganancia se calculará:

  • El mayor de: el valor de mercado del bien recibido (7.03735 AAVE = 3.225 euros) o el valor de mercado del bien entregado (1 ETH = 3.225 euros); Y
  • El valor de adquisición del bien entregado (dependerá del valor del ETH cuando se adquirió)

El importe de las ganancias o pérdidas patrimoniales procedentes de las operaciones de permuta entre monedas virtuales diferentes, así como el importe de las ganancias o pérdidas patrimoniales que se pongan de manifiesto en las transmisiones de las monedas virtuales a cambio de dinero, constituyen renta del ahorro

Si los cálculos anteriores arrojasen una perdida, en vez de una ganancia, su importe se compensará con el saldo positivo de las rentas de saldo positivo de este apartado, obtenido en el mismo período impositivo, con el límite del 25 por ciento de dicho saldo positivo.

Si tras dicha compensación quedase saldo negativo, su importe se compensará en los cuatro años siguientes en el mismo orden establecido en los párrafos anteriores.

Añadido a lo anterior, la DGT admite que las comisiones pagados a los exchanges y protocolos se computen como gasto.

Igualmente, la CV1604-18 considera que debe aplicarse el criterio del art.37.2 LIRPF para determinar qué fracciones del criptoactivo concreto se han transmitido en cada permuta, siendo éste el criterio FIFO ("first in, first out"; es decir, la primera que se compró es la primera que se estará intercambiando).

Compraventa

CV 0808-2018:

El artículo 2 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (en adelante, LIRPF) dispone que: “Constituye el objeto de este Impuesto la renta del contribuyente, entendida como la totalidad de sus rendimientos, ganancias y pérdidas patrimoniales y las imputaciones de renta que se establezcan por la ley, con independencia del lugar donde se hubiesen producido y cualquiera que sea la residencia del pagador”.

El apartado 1 del artículo 33 de la misma Ley establece que: “Son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos“.

Partiendo de la premisa de que las compras y ventas de monedas virtuales efectuadas por el consultante no se realicen en el ámbito de una actividad económica, dichas operaciones darán lugar a ganancias o pérdidas patrimoniales, de acuerdo con el artículo 33.1 de la LIRPF, cuyo importe será, según el artículo 34 de la misma Ley, la diferencia entre los respectivos valores de transmisión y de adquisición.

En las operaciones con criptoactivos, esto será equivalente al precio por el que se compró, y se vendió en el correspondiente Exchange, protocolo, OTC, etc.

El artículo 14 de la LIRPF regula la imputación temporal de las rentas y en su apartado 1. c) dispone que “las ganancias y pérdidas patrimoniales se imputarán al período impositivo en que tenga lugar la alteración patrimonial”.

La alteración en el patrimonio del contribuyente, derivada de un contrato de compraventa se producirá en el momento en que tenga lugar la transmisión mediante la entrega del bien o derecho vendido, conforme a lo previsto en el artículo 609 del Código Civil en el que se dispone que “la propiedad y los demás derechos sobre los bienes se adquieren y transmiten por la ley, por donación, por sucesión testada e intestada, y por consecuencia de ciertos contratos mediante la tradición”.

Dado que en las compraventas de criptoativos las transmisiones son instantáneas, o cuasi instantáneas, se imputarán casi siempre al mismo ejercicio en el que se ejecuta la operación.

En consecuencia, en la venta de monedas virtuales la alteración patrimonial habrá de entenderse producida en el momento en que se proceda a la entrega de las monedas virtuales por el contribuyente en virtud del contrato de compraventa, con independencia del momento en que se perciba el precio de la venta, debiendo, por tanto, imputarse las ganancia o pérdida patrimonial producida al período impositivo en que se haya realizado dicha entrega.

Minería

CV3625-16 de 31 de agosto de 2016:

La actividad de minería cumple con los requisitos para considerarla una actividad económica.

Dice literalmente la Resolución que “las operaciones de minado Bitcoins son aquellas que permiten crear nuevos bloques de los que se derivan nuevos Bitcoins y que son remunerados por el sistema con una cantidad de Bitcoins. Pues bien, la actividad de minado no conduce a una situación en la que exista una relación entre el proveedor del servicio y el destinatario del mismo y en los que la retribución abonada al prestador del servicio sea el contravalor del servicio prestado en los términos previstos en la jurisprudencia del Tribunal y en, particular, en el asunto Tolsma anteriormente referido, de tal forma que en la actividad de minado no puede identificarse un destinatario o cliente efectivo de la misma, en la medida que los nuevos Bitcoins son automáticamente generados por la red.

Por tanto, tal y como se señaló en la referida contestación vinculante de 31 de agosto puede concluirse que el desarrollo de actividades de minado no confiere la condición de empresario o profesional al consultante  […]

La Resolución anterior se emite a efecto del Impuesto sobre Valor Añadido, y no sobre IRPF, y por extraño que parezca, pese a no otorgar la condición de empresario o profesional a efectos IVA, si que la otorga a efectos IRPF, por lo que aquellos contribuyentes que presentes servicios de minería como personas físicas deberán integrar los rendimientos obtenidos por ello en el apartado de Actividades Económicas.

Como tal, los rendimientos obtenidos de la minería se integrarían en la base imponible general, a un tipo de gravamen de la escala general del IRPF.

B) Operaciones sobre las que no existe un pronunciamiento administrativo

NFTs

Los NFTs (non-fungible tokens) tokenizan activos digitales únicos. Como tal, son bienes distintos a efectos impositivos de una criptomoneda que se genera a raíz de la minería. En el caso de estos tokens no fungibles lo que se transmite es una propiedad, bien, servicio que se considera único o no reemplazable, como una obra de arte, un objeto digital, etc.

Así, es muy probable que la Administración Tributaria los haga tributar como si de una compraventa entre particulares o empresarios se realizase. En el primer caso, devengaría IVA, y en el segundo ITP (Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales), y la salida del NFT del patrimonio del vendedor, generaría una alteración patrimonial a integrar en la base imponible por la diferencia entre el valor de adquisición (que podría ser 0 si quien lo transmite es su propio creador), y el de transmisión si la actividad no se realiza bajo los parámetros de una empresa o actividad profesional (caso en el cual debería integrarse en el apartado de rendimientos de actividad económica).

Staking

La actividad de staking consiste en el bloqueo de una cantidad determinada de criptomonedas y mantenerlas bloqueadas en una wallet con la finalidad de recibir ganancias o recompensas a cambio.

Como tal, los rendimientos obtenidos por el staking se tendrán que valorar en el momento en que se recibe, a su valor de mercado, y tributar por el rendimiento neto generado durante en el ejercicio, en concepto de rendimientos de capital mobiliario cada vez que se devenguen y transmitan los rendimientos al wallet del contribuyente.

Airdrops

Los Airdrops constituyen un evento en virtud de los cuales un proyecto, empresa o persona concreta, reparte de manera gratuita (o en ocasiones a cambio de la cesión de datos personales), una cantidad de criptoactivos concreta. Suele además tener la característica de que ese criptoactivo concreto aun no cotice en ningún mercado secundario, por lo que establecer su valor de mercado puede ser complicado.

Forks

Las bifurcaciones de código en Blockchain son comunes, y una de sus implicaciones es la generación de un criptoactivo nuevo, nativo de esa nueva bifurcación que se entrega a los tenedores de la cripto original, sin contraprestación.

Al margen de que la Administración pudiera asimilarlo a otra figura existente en Derecho español para atribuirle una tributación concreta y especial, en virtud de las normas generales tributará en IRPF como ganancia patrimonial por la alteración producida con la entrega de la nueva criptomoneda, puesto que el articulo 34 LIRPF incluye como ganancia patrimonial la incorporación de bienes o derechos al patrimonio.

Las normas para determinar el valor de la misma están incluidas dentro de los artículos 34.2 y 35.2 LIRPF, descritos en el apartado de las operaciones intracripto.

Otras posibilidades a efectos tributarios son:

  • Considerar que se adquieren a valor cero y tributar solo cuando la cripto recibida en el fork se venda o intercambie, y entonces su valor de adquisición habría sido cero.
  • Considerarlas como acciones liberadas.

PoS

El PoS es uno de los algoritmos de consenso que utilizan algunas Redes Blockchain y consiste en la capacidad de poder validar bloques de transacciones, en función del volumen de criptoactivos nativos que un usuario en concreto tiene depositados en su wallet, “en stake”.

La LIRPF en su articulo 25.2 recoge las “cesiones a terceros de capitales propios”, que se definen como rendimientos que se obtienen de la cesión de capitales. Operaciones en las que el contribuyente cede a un tercero un capital y como contraprestación obtiene una remuneración, dineraria o en especie.

Estos rendimientos se integran en la base imponible del ahorro, lo que implica la no aplicación de mecanismos que eliminan el efecto de la integración en una tarifa progresiva de rentas irregulares.

Además, la cesión a terceros de capitales propios tiene dos esquemas de tributación en función de si los rendimientos provienen de entidades vinculadas o no. Será complicado en PoS que se de el primer caso pues supondría hacer staking en una Red creada por el propio contribuyente o con una vinculación muy estrecha al mismo, por lo que se describe, ya que será el caso mayoritario, el segundo de ellos.

En virtud de lo anterior, tributarían como rendimientos de capital mobiliario.

Ahora bien, aquí debe hacerse la siguiente distinción: si el PoS se hace para validar bloques como en Ethereum, podríamos considerarlo como un rendimiento derivado de la minería (actividades económicas), mientras que si el contribuyente hace staking, como en el caso del protocolo AAVE, o para proveer de liquidez a un pool, se podría calificar como una cesión a terceros de capitales propios, que genera rendimientos del capital mobiliario.

La LIRPF clasifica la obtención de rendimientos como consecuencia de la cesión a terceros de capitales propios en función del tipo de activo involucrado en la cesión, y aunque es cierto que determinados criptoactivos no encajan en ninguna de las definiciones dadas (pues CNMV no los considera valores, y el BCE no los considera medios de pago), y ante la ausencia de una categoría especifica creada ad hoc para estos, pueden asimilarse a los instrumentos financieros, que a su vez, según el art.91 LIRPF pueden tener rendimiento implícito o explicito.

El primero de ellos es aquel instrumento financiero en los que la generación del rendimiento se produce mediante la diferencia entre el importe satisfecho en la emisión, y el comprometido a reembolsar al vencimiento de las operaciones cuyo rendimiento se fije de forma implícita. Ejemplos de ello son las primas de emisión, amortización o reembolso.

Los segundos, son aquellos instrumentos financieros que generan intereses o cualquier otra forma de retribución pactada como las obligaciones o bonos del Estado.

Hay una tercera categoría, formada por los activos financieros de rendimiento mixto.

Existe otra posibilidad, y es la de considerar este tipo de staking como depósitos, recogido en el art.25.2.a.2º LIRPF, que también tributan como rendimientos de capital mobiliario.

En conclusión, el tipo de producto, bien o servicio está pendiente de concreción por parte de la Administración Tributaria, pero parece claro que el tipo de renta obtenida se encuadra dentro de la de rendimientos del capital mobiliario.

Otras actividades

En cuanto a las actividades típicas de protocolos DeFi, como el lending, el borrowing, etc., existe una tributación clara sobre dichos servicios, puesto que son figuras tradicionales que no varían aunque se hagan con criptoactivos y todas se encuadran dentro de la categoría de rendimientos de capital mobiliario.

Hay que tener presente que entre otras, la cesión de los valores en préstamo (si la criptomoneda pudiera calificarse como valor), no origina alteración patrimonial y el rendimiento neto recibido a cambio de esa cesión se consideran rendimientos del capital mobiliario, pero que dicha remuneración así como los dividendos que puedan generar, están sometidas a retención.

¿Qué ocurre con las pérdidas?

Si el resultado de las operaciones es negativo, pueden compensarse con los saldos positivos del ejercicio, en cada sección, con un limite porcentual y 4 periodos de aplicación.

Un caso específico es el de fondos perdidos en estafas: esta cuestión ha sido resulta por la DGT en la CV 2323-13 de 12 de julio establece que las perdidas derivadas de estafas (la CV se refiere a una estafa en cuenta bancaria), como sigue:

La pérdida por la estafa sufrida por el consultante constituiría una pérdida patrimonial. Ahora bien, el apartado 5 de este mismo artículo determina que no se computarán como pérdidas patrimoniales las no justificadas.

Por tanto, la consultante podrá computar una pérdida patrimonial por el importe estafado, siempre que la misma quede suficientemente acreditada por cualquiera de los medios de prueba generalmente admitidos en derecho, correspondiendo su valoración a los órganos de gestión e inspección de la Administración Tributaria.

El importe de la pérdida patrimonial se integrará en la base imponible general, en la forma y con los límites establecidos en el artículo 48 de la Ley del Impuesto.

De igual manera, si el usuario ha perdido el acceso a sus criptomonedas (por ejemplo, en caso de exchanges que han cesado su actividad), será una obligación para el contribuyente demostrar que no tiene acceso a las mismas mediante cualquier prueba admitida en derecho.

¿Qué ocurre con los resultados no declarados de ejercicios anteriores?

Estamos ante lo que se denomina la “regularización espontánea y extemporánea” de obligaciones fiscales: estas autoliquidaciones que corrigen o regularizan la situación fiscal del contribuyente pueden presentarse dentro del plazo establecido para su presentación o bien con posterioridad al mismo.

En el caso de deudas tributarias no declaradas en el período de liquidación propio de cada tributo, el contribuyente podrá optar por declararlas fuera de plazo, si no hubiera mediado un requerimiento de la Administración Tributaria (Gestión o Inspección) con objeto de iniciar un procedimiento de verificación de datos, comprobación limitada, o Inspección. Esta opción del contribuyente está sometida a unos recargos y exenta de sanción.

La base del recargo estará constituida por la cantidad a ingresar resultante de la autoliquidación extemporánea o sobre el importe de la liquidación derivada de la declaración extemporánea.

  • Si la autoliquidación se presenta dentro de los TRES MESES siguientes a la finalización del plazo establecido, el recargo será del 5% sin intereses de demora, ni sanción.
  • Si la autoliquidación se presente entre los TRES MESES Y LOS SEIS MESES siguientes a la finalización del plazo establecido, el recargo será del 10% sin intereses de demora, ni sanción.
  • Si la autoliquidación se presente entre los SEIS MESES Y LOS DOCE MESES siguientes a la finalización del plazo establecido, el recargo será del 15% sin intereses de demora, ni sanción.
  • Si la autoliquidación se presenta transcurridos DOCE MESES desde la finalización del plazo establecido el recargo será del 20% sin sanción, exigiéndose intereses de demora desde el día siguiente al término de los doce meses siguientes a la finalización del plazo establecido para la presentación de la autoliquidación o declaración hasta el momento en que las mismas se hayan presentado.

Los recargos por autoliquidaciones extemporáneas previstas en el Art. 27 Ley 58/2003, apartado 2, de la Ley General Tributaria (5%, 10% ó 15%), se reducirán en un 25%, siempre que se ingrese en período voluntario (Art. 62 Ley 58/2003, apartado 2):

  • El importe de la autoliquidación extemporánea o en su caso, si se solicitó aplazamiento en los plazos, del aplazamiento concedido y el importe del recargo correspondiente.

A estos efectos los plazos establecidos en el Art. 62 Ley 58/2003.2 para ingreso voluntario son:

  • Si la notificación de la liquidación se realiza entre los días uno y 15 de cada mes, desde la fecha de recepción de la notificación hasta el día 20 del mes posterior o, si éste no fuera hábil, hasta el inmediato hábil siguiente.
  • Si la notificación de la liquidación se realiza entre los días 16 y último de cada mes, desde la fecha de recepción de la notificación hasta el día cinco del segundo mes posterior o, si éste no fuera hábil, hasta el inmediato hábil siguiente.

¿Cómo puede ayudar Atani en la Declaración de la Renta?

Atani ofrece de manera completamente gratuita una herramienta para automatizar el cálculo de impuestos. Nuestra plataforma permite generar un informe fiscal disponible en más de 30 países y, en el caso de declarantes en España, un informe específico basado en la aplicación de la normativa fiscal general española sobre las operaciones con criptodivisas. Para generar tu informe descarga Atani en tu ordenador, crea tu cuenta de usuario y a continuación conecta los exchanges de los que desees obtener la información de operaciones realizadas. Una vez estén conectados, accede a la pestaña "Cartera" y descarga tu informe fiscal.

go top

¿Qué otros impuestos hay que tener en cuenta?

¿Es obligatorio declarar balances y saldos a final de año? ¿Qué es el famoso modelo 720?

Actualmente la normativa que regula la obligación de presentar el modelo 720 no incluye a los criptoactivos. Por eso mismo, se ha propuesto la modificación de la misma para poder incluirlos, cosa que sucederá cuando la Ley de Prevención del Fraude Fiscal entre en vigor, y que deberá además desarrollarse en normas complementarias.

El modelo 720 es una declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero.

La presentación del modelo 720, «Declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero», se realizará entre el 1 de enero y el 31 de marzo del año siguiente a aquel al que se refiera la información a suministrar.

Obliga a informar sobre los siguientes bienes y derechos cuando estén situados fuera de España:

  • Cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero.
  • Valores, derechos, seguros y rentas depositados, gestionados u obtenidas en el extranjero.
  • Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles situados en el extranjero.

No existirá obligación de informar ningún bien de aquellos grupos en los que la suma de los bienes que lo integran no supere los 50.000 euros. En los grupos en los que la suma supere este importe existe la obligación de informar todos los bienes que lo integran. En lo relativo al grupo de cuentas en entidades financieras bastará con que lo sobrepase o la suma de los saldos a 31 de diciembre del ejercicio correspondiente o la de los saldos medios.

¿Aplica el IVA sobre las criptomonedas?

En el caso de pagar servicios y bienes con criptoactivos, es decir, de usarlos como si fueran medios de pago, y en el supuesto de que la operación lleve IVA, deberá abonarse, bien en criptoactivos o en dinero fiduciario. Esto podrá provocar un desfase en tesorería, pues la autoliquidación del impuesto solo puede abonarse a la AEAT en dinero fiduciario, y podría obligar a algunos contribuyentes a intercambiar la parte del IVA cobrada en criptoactivos, a euros.

Igualmente es necesario advertir que el pago con tarjetas de crédito que contienen criptoactivos, devenga el hecho imponible correspondiente sobre el calculo de la ganancia patrimonial generada al salir el criptoactivo del patrimonio del contribuyente, es decir, que además de pagar el bien o servicio, habría que tener presente la potencial generación de la ganancia/perdida patrimonial y declararla correspondientemente. Es la consecuencia fiscal de utilizar medios de cambio, como medios de pago.

go top

Obtenez votre rapport fiscal gratuit maintenant